Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Ritual de Protección con humo (dispersar energía negativa)

oraculo humo magia

Para numerosas tradiciones esotéricas, el humo es un elemento purificador. Si deseas saber cómo neutralizar daños, desviar maleficios y ayudar a tus amigos, sigue leyendo.

El ritual de protec­ción con humo consis­te en hacer arder hier­bas y utilizar el humo que éstas generan para transformar la energía de uno mismo o de otro. También se pue­de purificar un lugar. Hay muchas hierbas apropiadas para llevar a cabo esta ceremonia de protección. Las más comunes son la salvia y la vainilla o el cedro.

¿Qué plantas necesito?

La salvia se utiliza en muchas ceremonias indígenas americanas debido a sus propieda­des purificadoras.

El olor fresco y limpio de la vainilla ahuyenta los pensamientos nega­tivos y los malos espí­ritus. Se utiliza en el lugar de trabajo, en ce­remonias de curación y en ritos de protección.

El cedro es eficaz para dispersar la energía ne­gativa y neutralizar maleficios. Es mejor utilizar las hojas, no la corteza.

En comercios especializados (herbo­risterías, dietéticas, santerías) es posible encontrar barritas para ahumar. Pero es mejor comprar hierbas orgá­nicas. Claro que si us­ted tiene paciencia, lu­gar y tiempo, sería ideal que cultivara es­tas plantas en su casa. Eso le permitirá conec­tarse de una manera muy especial con los ritos de protección.

¿Y la técnica?

Pues bien, necesitará un reci­piente resistente al fue­go. Apoye el cuenco en una superficie tam­bién resistente al calor.

Encienda las hierbas y cuando empiecen a humear ofrézcalas a los cuatro puntos car­dinales. Luego ahue­que sus manos y dirija el humo hacia su cuer­po. Empiece por los ojos, tome un poco de humo con las manos y llévelo hacia sus ojos cerrados.

Mientras lo hace, repita:

«Que mis ojos vean con claridad y distingan al amigo del enemigo».

Luego haga lo mismo con la cabeza y repita:

«Que mis pensamientos sean lúcidos y no se dejen engañar».

Dirija el hu­mo al resto de su cuer­po y cara. También a cada una de las extre­midades.

Mientras lo hace, consagre el hu­mo para que lo proteja con estas palabras:

«Espíritu del humo, es­parce tu fuerza a mi al­rededor, para que nada pueda dañarme».

Por último, atraiga el humo hacia su pecho y repi­ta:

«Que mi corazón sea puro y esté abierto a lo bueno».

Ésta es una técnica básica para la protección con humo.

 

Si deseas saber cómo Ayudar a un amigo con esta técnica, clic aquí.

Si deseas saber qué variedad de ramas de árboles mágicos  (varitas) elegir, clic aquí.

Si deseas saber de qué se trata el Oráculo de Humo, clic aquí.