Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

La piedra filosofal, el elíxir de la eterna juventud

alchemy alquimia

La Alquimia, símbolo mayor de los alquimistas, es la cura de todo sufrimiento, la síntesis de la energía total y el elixir de la eterna juventud.

¿Cuál es el origen de la Alquimia?

Para algunos, es la madre de la Química actual; para otros, un arte misterioso y sagrado. Se remonta al Egipto Antiguo y se dice que uno de sus fundadores fue el legendario Hermes Trimegisto -el tres veces grandísimo-, mezcla del dios griego Hermes y del egipcio Thot, padre de las ciencias ocultas y la sabiduría.

Este personaje mítico era tres veces grande porque manejaba las tres principales disciplinas del Ocultismo: la Alquimia, la Astrología y la Magia.

Durante la Edad Media, la Alquimia fue perseguida por la Inquisición, pero reapareció luego con la entrada de los árabes en Europa (España), quienes transmitieron la antigua ciencia que recibieran de los egipcios y de la filosofía griega, a través de la Escuela de Alejandría. Además, es posible que el término “alquimia” derive del árabe al kimia.

¿Cuáles fueron los elementos básicos del trabajo alquímico?

Los alquimistas consideraron a los metales como cuerpos compuestos. Entre los más importantes agentes de transformación, se encontraban el mercurio, elemento metálico y el azufre, elemento combustible.

Posteriormente, incluyeron un tercer principio, la sal, identificada a la vez con la solidez y la solubilidad.

¿Cuáles fueron sus objetivos?

Este arte conjuga elementos científicos y esotéricos o religiosos. Así, el trabajo del alquimista supone una doble transformación: por un lado, la de los elementos con los que trabaja, por otro, la del alma del propio alquimista.

Así, de alguna forma la búsqueda de la transmutación de los metales en oro representa simbólicamente otro cambio que se debe llevar a cabo, mucho más difícil: sólo quien se transforma a sí mismo en alguien superior puede transformar la materia.

Esta transformación psicológica y espiritual es un proceso en el que el alquimista pasa por diversos estadios que van de la ignorancia a la luz dorada del conocimiento, de la cual el oro, no es mas que un símbolo.

¿Qué es la Piedra filosofal?

Los alquimistas sabían que las «materias naturales», como los metales, no se podrían fabricar artificialmente, pero sí transformar. Entonces, se pusieron a buscar una fuerza misteriosa, un ingrediente que promoviera esa transmutación del metal vulgar en metal noble, o sea, en oro. Este cambio sólo podía ser factible en presencia de un catalizador al que denominaron la Piedra Filosofal.

La historia de la Alquimia es básicamente la búsqueda de esta propiedad única, aquella que, como Dios, abarca todo en sí misma; la que, como el ente superior posee la energía absoluta para transformar el mundo.

¿Qué otros poderes se le atribuyeron?

Los alquimistas creían que la fuerza de la Piedra Filosofal no conocía límites. Era considerada como medicina milagrosa que conservaba la salud y prolongaba la vida por cuatrocientos años o más. De ahí, su otra denominación como «Elixir de la vida».

Además, los alquimistas árabes pensaban que el oro fabricado artificialmente, incluso en forma líquida y ya apto para beber, tenía poderosos efectos curativos.

¿Lograron transformar metales en oro?

Roger Bacon (1219- 1294), un franciscano, alquimista y científico inglés, se atrevió a afirmar que la Piedra Filosofal era capaz de transformar en oro una cantidad un millón de veces superior de metal vulgar.

Lo lamentable es que no existen pruebas concretas de que aquellas transformaciones se hallan realizado alguna vez.

¿Cuándo tuvo la Alquimia su máximo esplendor?

Durante la Edad Media, la alquimia fue una curiosa mezcla de conocimientos químicos empíricos, Magia. Astrología y Teología. Pero, la idea del ennoblecimiento de los metales siempre aparecía en un primer plano y la búsqueda de los elixires de inmortalidad junto a ella.

Entre sus máximos representantes se encontraron, por ejemplo, Averroes, el citado Roger Bacon, Nicolás Flamel o  incluso, se cree, el mismo Isaac Newton.

Fue hacia finales de la Edad Media y comienzos del Renacimiento cuando la Alquimia comenzó a separarse gradualmente de la Química, para desplegar una vida propia e independiente de esta última.

¿Cuál es su legado?

Los trabajos de los alquimistas de la Edad Media fueron importantes ya que, además de otras cuestiones, supusieron un avance científico. Lograron indudables progresos, puesto que descubrieron nuevas sustancias e inventaron  aparatos útiles, además de desarrollar técnicas cuya eficacia se valoró mucho más tarde.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *