Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Curación natural para el hígado

remedio casero higado alcachofa

Los siglos pasan, las civilizaciones surgen, tienen su mediodía y se hunden en los abismos del tiempo. Sólo la naturaleza es capaz de permanecer y, por lo tanto, de obrar prodigios. El ser humano castiga su propio cuerpo; al hacerlo, castiga también a la naturaleza, puesto que ella se expresa también en él.

Uno de los órganos más agredidos por nosotros es el hígado. El hígado se ve afectado no solo por el tipo de alimentación que consumimos. El abuso del cigarrillo y del alcohol, la vida tensa y antinatural a que nos obliga la contemporaneidad estresan el hígado, impidiéndole un funcionamiento normal y sano.

Recordemos que, en la antigüedad, el hígado era considerado el aliento de los sentimientos. No se amaba con el corazón, se quería con el hígado.

En el hígado, los arúspices consultaban el futuro. En la actualidad, hay posibilidad de trasplantar un corazón enfermo pero ningún ser humano adulto tiene posibilidades de vida si el hígado cede a la violencia que en su contra ejercemos.

¿Qué podemos hacer, pues, para facilitar la salud de este órgano?

Desde luego, llevar una vida conforme con los mandamientos de la naturaleza. Y, además, aprovechar los beneficios de la Cynara Scolimus. La Cynara Scolimus es el verde y sabroso alcaucil, también llamado alcachofa.

Comerlas en la época en que abundan -cuando comienza la primavera- o utilizar sus tallos, hojas e inflorescencias para preparar cocimientos o infusiones, cuidará al hígado de sus grandes enemigos: colecistitis, litiasis (piedras en la vesícula), cirrosis, ictericia, etc…

¿Cómo utilizar esta benéfica planta?

Si se prepara la infusión, lo aconsejable es bebería caliente después de las comidas; si, en cambio, se elige el cocimiento, debe ingerírselo frío y en ayunas.

La proporción correcta es de aproximadamente unos 20 gramos por cada litro de agua.

No hervir más de tres o cuatro minutos.