Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Derramar sal: ¿Mala suerte o Protección contra los malos espíritus?

que significa derramar sal

Si exploramos las supersticiones más comunes, el derramar sal sigue siendo un mal presagio. Si bien hoy podemos comprar sal en grandes cantidades, la sal fue alguna vez un bien valioso, y cualquiera que derramara sal imprudentemente se veía condenado a pérdidas futuras.

A lo largo de los milenios, la sal se ha asociado con la pureza, la fertilidad, el deseo sexual y la preservación, y a su vez inspiró muchas supersticiones.

Origen de la superstición: Derramar sal

Roma

La creencia en la mala suerte que proviene de derramar la sal es muy antigua, y se remonta a la antigua Roma.​ Piero Valeriano Bolzani en su Hieroglyphica de 1556 señala que «la sal era anteriormente un símbolo de amistad, debido a su calidad duradera. Pues hace las sustancias más compactas y las conserva por mucho tiempo: por lo tanto, se presenta a invitados antes que otra comida, para indicar la fuerza perdurable de la amistad.

Por ello muchos consideran ominoso derramar sal sobre la mesa, y, por otro lado, propicio derramar vino, especialmente si no está mezclado con agua». ​

Esta puede no ser la explicación real, ya que la sal era un bien valioso en la antigüedad​ y, como tal, fue vista como un símbolo de confianza y amistad.

Un proverbio alemán sostenía que «el que derrama sal despierta enemistad».​ Según Charles Nodier, «la acción de derramar la sal …indica entre ellos el rechazo a la protección y la hospitalidad de dichos extraños, ya que pueden tener motivos para sospechar que son ladrones y asesinos».

Esto llevó al común malentendido de que, debido a que la sal era un artículo tan valioso, a los soldados romanos se les pagaba con ella. Sin embargo no hay evidencia histórica para esta creencia.​ La idea está tan ampliamente extendida y desde hace tanto tiempo, que la etimología de la palabra salario proviene del latín salarium ‘suma que se daba a los soldados para que se compraran sal’.

Judas Iscariote

Una explicación generalizada de la creencia de que es desafortunado derramar sal es que Judas Iscariote derramó la sal en la última cena y, de hecho, La Última Cena de Leonardo da Vinci muestra a Judas derramando la sal de un salero.​

La razón de que sta explicación sea considerada cuestionable es que derramar sal ya era generalmente considerado un mal presagio, y de hecho, las imágenes que lo representan son anteriores al ejemplo de da Vinci.

Derramar sal, qué significa

Los humanos y los animales necesitan sal para sobrevivir, el sodio previene la deshidratación y es necesario para el funcionamiento normal de las células, y la sal uno de los productos más buscados. Además de ser económico, cualquier invitado que derramara sal se considera grosero y se considera que rechaza la hospitalidad, como se muestra en el proverbio alemán «quien derrama sal despierta enemistad».

La sal derramada también es un presagio para las amistades rotas, ya que «cada grano de sal se convertirá en una lágrima». La sal derramada en la cena es un presagio de una disputa familiar, y algunos dicen que no es la persona que derrama la sal sino la persona más cercana al derrame quien recibe la mala suerte.

Derramar sal, significado en las diferentes culturas

Para los antiguos hebreos y judíos modernos, la sal representa el pacto entre Dios e Israel, y el Shulchan Arukh (The Set Table), un libro ampliamente consultado de leyes judías, describe que los dos dedos medios solo pueden usarse para servir sal. Si un hombre usa su pulgar, sus hijos morirán, su dedo meñique traerá pobreza, o si usa su pulgar, se convertirá en un asesino.

Los católicos romanos medievales pusieron sal en las lenguas de los recién nacidos para protegerlos antes del bautismo, y a lo largo de los siglos, esta práctica se adaptó y se colocó sal dentro de la cuna del bebé.

Budismo: la sal se usa para purificar una casa de los espíritus.

Japón: se lanza sal al escenario antes de una actuación para desterrar a los espíritus malignos y los luchadores de sumo arrojan un puñado al ring para alejar a los visitantes invisibles.

En las culturas musulmanas, la sal disuade al mal de ojo.

Haití: la sal restaura a los zombis. Si su invitado se queja de que la comida es demasiado salada, tenga cuidado, ¡puede ser una bruja!

En la Wicca, la sal es simbólica del elemento Tierra. También se usa para limpiar un área de energía negativa dañina. Un plato de sal y uno de agua se colocan en la mayoría de los altares ,y la sal es usada en muchos rituales.

¿Derramé sal, qué debo hacer?

Para contrarrestar la mala suerte, debe lanzar la sal sobre su hombro izquierdo. La sal se arroja a la izquierda porque aquí es donde vive el Diablo. La sal se consideraba piadosa y se dice que «el diablo no ama la sal en su carne». Fue utilizado en muchas culturas para protegerse contra los espíritus malignos, porque el mal no puede soportar la sal. Los escoceses protegieron sus mantequeras de las brujas con un anillo de sal, o arrojaron sal al mar para cegar a las hadas.

Pero hay otras formas de disipar la mala suerte de la sal derramada, además de tirar sobre el hombro: puede tirar la sal al fuego o al horno.

Puedes verter vino en tu regazo o sobre la sal derramada.

Puedes echar agua sobre la sal derramada.

Sin embargo…la sal es protectora

La sal es un compuesto químico muy valorado en la magia. Es utilizada en rituales para proteger al practicante (Se la debe colocar alrededor de él, formando ul círculo), así como en los altares Wicca.

Es utilizada también para diversos rituales y amuletos (usar una pequeña bolsa de sal alrededor de tu cuello te protegerá del mal de ojo). Si deseas saber qué rituales de protección , limpieza y purificación puedes realizar con sal, haz clic aquí.

Los humanos han tenido una larga historia con la sal y sus numerosas aplicaciones prácticas para preservar y purificar. La sal ha sido elevada al reino de una sustancia casi mágica. Si bien ya no valoramos mucho la sal como una mercancía, el recuerdo de su uso para prevenir el mal todavía permanece en nuestra cultura.