Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Fabrica tu pirámide sanadora

construir piramide sanadora

Haciendo una revisión del pasado, podemos ver que la pirámi­de fue un elemento en común, que unió a di­versas culturas, no sólo por su valor arquitectó­nico sino por el signifi­cado religioso y esoté­rico encerrado en ellas.

Quizás sea esa la clave para que en su interior se potenciara una ener­gía que, hoy en día, si­gue siendo objeto de estudio de las más variadas disciplinas como la Piramidología que se ocupa en estudiar los poderes que contie­nen las pirámides, en particular su don de sanación.

La piramidolo­gía es una disciplina que ha investigado y demostrado, en los últi­mos tiempos, que el buen uso de la energía que irradia una pirámi­de permite importan­tes mejorías en la salud de las perso­nas.

En la actualidad, la utilización de pirámi­des como medios ener­géticos ha adquirido una enorme importan­cia por los grandes be­neficios que se obtie­nen. Es fundamental destacar ciertos princi­pios recomendados pa­ra su uso. Hay una enorme variedad de pi­rámides de diferentes tamaños y materiales.

La energía proviene de su centro interno, no de su base, y la misma se eleva hacia su vértice superior. De aquí que siempre que se requiera de sus beneficios, deba tener en cuenta desde dónde emite su podero­sa energía benéfica.

En esta entrada, aprenderemos a fabricar una pirámide con poderes sanadores.

Antes…

¿Qué color elegir?

Antes de confeccio­nar la pirámide, elija el color adecuado de la cartulina. Otra opción es usar siempre un mismo color. En ese caso utilice el amarillo.

Azul: En casos de problemas nerviosos, in­somnio, angustia, ansie­dad. Actúa como rela­jante, produciendo ar­monía y tranquilidad. También, para normali­zar la temperatura del cuerpo y tratar verrugas.

Amarillo: Problemas nerviosos; favorece a un buen metabolismo. Cura la fatiga, proble­mas gástricos, intesti­nales, de hígado, riño­nes y vejiga. Beneficia especialmente al cora­zón. Actúa como un bactericida.

Verde: Es un buen sedante para inflama­ciones y quemaduras.

Anaranjado: Pro­blemas pulmonares. Contribuye al buen funcionamiento glan­dular.

Rojo: Para tristeza, depresión y melanco­lía. Para resfríos, reu­matismo, artritis, ciáti­ca y dolores muscula­res. Colabora en la pro­ducción de los glóbu­los rojos.

¿Cómo fabricarla?

construir piramide

Dibuja en cartulina o cartón y recorte este dibujo. No olvides hacer las aletas para unir luego los lados

construir piramide

construir piramide

Para usar una pirá­mide como instrumen­to terapéutico, una ma­nera efectiva y al al­cance de todos es construirla uno mismo, haciéndola de cartón. Como se muestra en el gráfico número 1, re­corte sobre cartulina, respetando las medidas y proporciones que fi­guran en la tabla de cálculos, según la altu­ra elegida para la pirámide sanadora.

Como lo muestra el dibujo, para efectuar el recorte del contorno, tendrá previamente que dibujar el cuadrado que será la base de la pirámide, cuyos cuatro la­dos tienen idéntica me­dida.

Use de guía la medida que figura en la tabla en la columna de la Base (B).

Unidos a uno de los lados de la base tendrá que dibujar cuatro triángulos de idéntica dimensión de sus aris­tas (A) y apotema (C) y base (B).

Vuelva a usar de guía las medi­das correspondientes que figuran en la tabla de cálculos

Una vez hecho el di­bujo, trace las cuatro aletas de 1 cm de alto que servirán para adhe­rir, más tarde, los lados de la pirámide. Luego, realice el recorte con una tijera.

Para orien­tarse y evitar cualquier tipo de errores o dudas, controle las medidas usando el gráfico 2.

Cómo utilizar la Pirámide en sanación