Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

¿Qué clase de amigo eres según tu signo zodiacal?

amigo signo zodiacal horoscopo

Una de las vinculaciones mas comprometidas y plenas entre los seres humanos es la amistad, en la que entran en juego, simplemente, el grado de sensibilidad, la receptividad, imaginación, tolerancia y el poder de manifestarse. Quienes manejan mal estas emociones profundas, son generalmente aquellas personas que no pueden ir por la vida acompañados del amor desinteresado e incondicional de un amigo.

Los signos de Fuego, Artes, Leo y Sagitario, con su energía excitable y entusiasta, confían ple­namente en sus propias posibilidades y son protectores, pero suelen im­pacientarse con los más débiles o inferiores. Nunca lo hacen con mala intención; simplemente, no saben esperar. Por su forma directa y explosiva de expresarse, pueden cautivar a los demás pero también, herir.

La personalidad múlti­ple y polifacética de los signos de Aire -Géminis, Libra y Acuario- lleva a estos nativos a ser quie­nes tengan más necesidad de expresar las propias ideas con otros. Extrema­damente inquietos y cu­riosos, suelen frecuentar multitud de ambientes a fin de hacerse de varias naturalezas de amigos. Tienen gran necesidad de sentirse acompañados y de poder comunicarse. Aceptar los puntos de vis­ta de los demás no les resulta nada difícil, siendo los acuarianos quienes otorgan más importancia a la amistad que al amor, respetando profunda­mente la forma de pensar y la indepen­dencia del amigo.

El elemento Agua, con Cáncer, Escorpio y Piscis como represen­tantes, nos permite acceder al mundo del inconsciente y al rei­no de las emociones. Con gran sensibili­dad, parecen estar necesi­tados siempre de protec­ción y apoyo y son capa­ces de realizar grandes proezas por una amistad.

Tauro, Virgo y Capricor­nio, desde el elemento Tierra, se vinculan con los amigos, siendo cons­cientes de sus deberes y obligaciones para con el otro. Quizá demuestren ser algo lentos para rela­cionarse, ya que, antes de embarcarse en esta aven­tura de la amistad, tienen que estar completamente seguros de los resultados.

Aries: Sin compromisos

En la amistad, los arianos no comprometen los lazos espirituales; sim­plemente basan su vín­culo en relaciones, para­dójicamente, tensas. Por la energía que los impul­sa permanentemente, li­beran su agresividad en constantes enfrentamientos, ya que se alteran queriendo tener siempre la razón. Los amigos de Aries deben tener una fuerza de carácter poco común. Cuando compar­ten iguales puntos de vista transitan un largo camino, juntos. Ante dis­crepancias, no dudan en separarse y distanciarse. Desconocedores del ren­cor, luego de estar resen­tidos un tiempo pueden reanudar el vínculo.

Grado de lealtad: Condicionada por el hoy y el aquí.
Cantidad de amigos: Escasa.
Consejos: No mez­clando la gente que co­noce y con la que se vin­cula en diferentes am­bientes y en distintos momentos de su vida, tiene posibilidades de encontrar al gran amigo.

Tauro: Según lo que más convenga

Los taurinos atraen to­do a su alrededor para lograr sus prioridades e incluso algo tan delicado y comprometido como es la amistad se encuen­tra sometido a esta cons­tante. Generalmente, se vinculan con personas que pueden serles útiles, ya que Tauro procura li­gar todo al concepto de utilidad. Por otra parte, en la amistad, como en otros campos de su vida, no tienen prisa: les gusta que el tiempo imprima su marca y que el cono­cimiento mutuo vaya produciéndose poco a poco. De esta manera, elegirá a quienes serán sus amigos con parsimo­nia y la mayoría de ellos serán siempre personas sensibles y abiertas a una mayor comprensión del mundo.

Grado de lealtad: La estabilidad los convierte en seres muy fieles.
Cantidad de amigos: Mediana.
Consejos: Cuando descubre que es el único que puede aportar ayuda a un amigo, entonces actúa.

Géminis: Imprevisibles en toda vinculación

Involuntariamente exi­gen mucho de quien será su amigo, pues hace falta tener cualidades excep­cionales para soportar a una persona que se auto­riza a pasar inesperada­mente de una actitud a otra. Se contentan, gene­ralmente, con vincularse de manera superficial; la conversación trivial en la que no se deja entrever ninguno de sus pensa­mientos los caracteriza. El desinterés geminiano por establecer una amis­tad verdadera, puede re­sultar muy frustrante pa­ra los otros; no obstante, siguen actuando en fun­ción de sus intereses.

Grado de lealtad: Nula. Puede haber esta­blecido una verdadera relación amistosa con alguien y abandonarla por otra.
Cantidad de amigos: Muchos y… ninguno.
Consejos: Deben ser más abiertos y dejar de esconderse detrás de su dualidad. Esto les conducirá al conocimien­to de ustedes mismos.

Cáncer: Buscan la idealización

Colocan demasiado al­to el sentido de la amis­tad, lo creen inalcanza­ble. Para Cáncer la única forma de vivir la amistad es encontrar al que, des­cuenta, será su amigo, porque así pueden intere­sarse recíprocamente a través de un sentimiento desinteresado. Desde el momento en que logran hacer intercambios muy profundos con alguien, esa persona forma parle de sí mismos. Tienen una idea de amistad pura y perfecta que derriba to­das las barreras que dis­tancian a dos individuos. La realidad es mucho menos bella.

Grado de lealtad: La fidelidad en la amistad les resulta algo esencial.
Cantidad de amigos: Detestan los contactos numerosos; por lo tanto: pocos.
Consejos: General-mente la amistad con los Cáncer pasa por distin­tos pasos: conocerse, descubrirse, luego el tiempo de los hábitos con sus dificultades y. por fin, lograr la unión íntima y duradera.

Leo: ¿Un medio o un fin?

Para Leo la amistad representa un fin. Dada la exacerbada autoesti­ma que se tienen a sí mismos, no les agrada en absoluto mezclarse con gente que conside­ran inferior a ellos: ten­drían la sensación de disminuir y perder así, su lugar en el pedestal. Sin cálculo premedita­do, instintivamente, se dirigen hacia las perso­nas. Ofrecen una amis­tad difícil de vivir, son exigentes y hay que en­contrarles un buen nú­mero de cualidades para soportar la imagen co­rregida y retocada que dan de sí mismos. No obstante ello, los abne­gados amigos prefieren tolerarlos a perderlos. Por algo será.

Grado de lealtad: Re­lativamente fiel.
Cantidad de amigos: Pocos, pero que formen realmente el núcleo de la pequeña corte.
Consejos: El po­der que Leo ejerce so­bre los demás es real y bajo su influencia nacerán la mayoría de sus amistades.

Virgo: Unión indisoluble en todo

Los virginianos son seres que saben diferen­ciar muy bien entre sus amigos y sus conocidos. Poseen un lado frío y calculador que les per­mite proceder con las personas como si fueran objetos, aplicándoles una serie de pruebas que cumplen la singular fun­ción de indicarles si la persona en la que se han fijado corresponde exac­tamente a lo que esperan de ella. Si no es ése el caso, no tendrán piedad y la rechazarán. Revalo-rizan el intercambio pro­fundo que se da al abrir­se totalmente a otro, sin que subsista ninguna ba­rrera. No soportan la amistad que no conlleve un sentido total.

Grado de lealtad: Su fidelidad no tiene fallas.
Cantidad de amigos: Grupo reducido. Pocos.
Consejos: No ad­miten la más mínima fa­lla en la fidelidad del amigo, dado que temen confiarse a alguien que los pueda abandonar po­co después.

Libra: Amigueros pero dependientes

Los librianos ponen en la amistad toda su vi­da, todo su corazón y se encuentran dispuestos a todo por complacer. Es­tablecen lazos muy nu­merosos y diferentes en­tre sí. Con los amigos que no sacan partido de ellos experimentan la sensación de estar en el mismo plano y no sien­ten la presión de decir no (a pesar de que no siempre se les da esta relación privilegiada). Reclutan sus amigos tanto en el lugar de tra­bajo, en un club o en el sitio que sea, pues les sobran recursos e imagi­nación para vincularse. Necesitan constante­mente establecer cono­cimientos nuevos.

Grado de lealtad: Leales y desintere­sados.
Cantidad de amigos: Muchísimos.
Consejos: En la amistad establecen un verdadero vínculo con­virtiéndose en parte de una relación establecida en doble sentido, de for­ma que cada uno saque su provecho.

Escorpio: Se entregan con pasión

En búsqueda de un in­tercambio profundo, de­jando pasar algo de su yo al otro, los escorpianos se vinculan con sus amigos, entregándose por completo. En un marco de lazo exclusivo, o casi exclusivo, los escorpianos están dispues­tos a hacer todo lo que esté en sus manos para ayudar al otro si lo nece­sita. Son capaces de re­nunciar a muchas posibi­lidades con el sólo fin de acompañar a su amigo en un proyecto. Se muestran tal como son con sus cualidades y defectos. Tan difícil es le­vantar las barreras que colocan entre los demás y su personalidad, como, una vez levantadas, evitar el desborde.

Grado de lealtad: Má­ximo y exige lo mismo.
Cantidad de amigos: Pocos. Uno. dos. tres co­mo máximo.
Consejos: Tratar de moderar las posibles agresiones de su parte. La cólera es la única co­sa que puede interpo­nerse entre el amigo y ustedes.

Sagitario: Idealización muy elevada

Estos nativos no en­tienden el significado de la palabra amistad como la mayoría de los mortales. El círculo de sus relaciones suele ser muy amplio. Además, cuando deciden profun­dizar en el vínculo que tienen con una persona, lo hacen a fondo y sin concesiones. Se dan por entero y no existen se­cretos entre ellos. Es un intercambio de extraña calidad, que mantienen siempre, en una especie de deslumbramiento que se renueva conti­nuamente. En la amis­tad, si la otorgan, siem­pre están presentes sin importar el momento ni el lugar.

Grado de lealtad: No soportan la idea de trai­cionar una amistad.
Cantidad de amigos: Hay un amigo, con el cual contar.
Sugerencias: Si algún amigo les falla, los sagi­tarios se desvinculan au­tomáticamente. El precio de conceder tanta impor­tancia a la amistad es que a veces tienen que sufrir por ello.

Capricornio: Temor a ser defraudados

Para el capricorniano la amistad es tal privile­gio que resulta total­mente excepcional. Sue­le otorgar a la amistad la importancia de un la­zo tan fuerte como el matrimonio, que es ex­clusivo y total. Enton­ces, si se presenta la oportunidad de vincu­larse, el nativo de Capri­cornio sopesará muy bien el pro y el contra de esa relación, tardan­do todo el tiempo nece­sario para valorar las cualidades del que tiene enfrente y procurando conocerlo mucho, antes de darle la ocasión de que se lo llegue a cono­cer a él. Se muestra tal como es y le sería muy doloroso constatar la traición en aquel a quien ha dado todo.

Grado de lealtad: To­tal pero… para poco.
Cantidad de amigos: Casi ninguna.
Cosnejos: Como conocen la naturaleza humana, prefieren tornar sus precauciones para no desilusionarse y encon­trarse en un abismo de soledad inesperada.

Acuario: Eligen a sus pares

Los acuarianos tienen gran facilidad para rela­cionarse, porque en su carácter no existe nada que produzca el rechazo de los que desean entrar en contado con ellos y menos aún que desanime a los que queman acom­pañarles en el camino. Se vinculan siempre con personas que quieren evolucionar más rápida­mente que el resto del mundo y que rechazan una situación estereoti­pada. Tardan en estable­cer lazos duraderos para hacer verdaderos ami­gos. Al estar contactados con muchas personas de­ben ser selectivos, te­miendo que por disper­sarse no puedan aportar lo que desean a quienes eligieron.

Grado de lealtad: Ele­vada lealtad con los ami­gos.
Cantidad de amigos: No son demasiados los verdaderos elegidos.
Sugerencias: No les interesa tanto su propia persona como consagrar­se considerablemente a sus amigos, ofreciéndoles todo lo que emprenden.

Piscis: Relaciones altruistas y plenas

Los piscianos dan va­lor a sus actos a través de un intercambio verdadero con otras personas. Son de los que dan primero y saben recibir con gusto, sin falso pudor. La amis­tad no es para ellos un sentimiento exclusivo, como el amor, donde se da con cuidado y a una sola persona. Distribuyen su amistad sin escatimar­la. Aportan demasiado de sí como para que los ami­gos los abandonen. Por el contrario, éstos serán más y más numerosos, lo que les gratifica sobremanera para cumplir con su espe­ranza de agrupar a su al­rededor a todos los que quiere.

Grado de lealtad: Se entregan íntegros, con absoluta lealtad.
Cantidad de amigos: Tienen un número eleva­do de amigos.
Consejos: Deben tener en cuenta que todo el mundo a su alrededor no es tan desinteresado y que hay quienes tratan de aprovecharse de su amable generosidad.