Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

El significado oculto de los colores en los sueños (previos a un viaje)

colores sueños viajes

Si antes de emprender un viaje ocurre que soñamos con un color o ese color se repite insistentemente en nuestra vida diaria (lo vemos en la ropa de las personas que están a nuestro lado, si vamos de compras es el color de las bolsas, están pintando la casa de al lado de ese color o nos regalan algo del mismo color) conviene meditar qué significa el color en cuestión respecto de nuestro viaje y el proyecto que lo hace necesario.

El blanco, en general, ofrece neutralidad. Todo está en nuestras manos e intenciones. El negro nos quiere transmitir la idea de confusión: no estamos realmente seguros de por que viajamos ni de lo que queremos encontrar. El negro no es un color de mala suerte, como se cree. Es el color de los que no está claro, así de simple.

Casi nunca, salvo en el arte, los colores se presentan puros. Por lo general se entremezclan. Si miramos esas hermosas flores amarillas de cerca, veremos que sus estambres pueden ser blancos con pintitas rojas o marrones y que la corola tiene tonos verdosos y azules. Hasta los mismos pétalos suelen estar veteados, a veces de modo insignificante, con distintas tonalidades.

Significado de los colores

Lo que importa es el color que más nos llama la atención. Veamos algunos colores y su significado frente al viaje que podemos estar planificando:

Los colores suaves y cálidos: cremas, azulinos, amarillos, etc, son en general colores neutrales. Conviene usarlos al emprender un viaje. Tranquilizan, dan confianza.

Los tonos verdes protegen, especialmente en viajes por mar. El verde es el color de la vida y soñar con él o ver mucho verde es indudablemente buen augurio. No se recomienda como muy positivo, sin embargo, en los viajes aéreos.
Para el avión los mejores son los azules. Si el viaje es de negocios o de estudio, el azul ejercerá buena influencia.
Si se sueña con el marrón o este color se nos aparece constantemente, habrá éxito en el plano económico, pero problemas espirituales o de integración en otros ámbitos.
El rojo, el púrpura, los tonos cobrizos brillantes, los anaranjados y amarillos fuertes, son colores de impulso. Muy positivos, pero deben balancearse con una planificación cuidadosa y el más perfecto autocontrol que uno pueda conseguir. Implican una advertencia: fíate de tus impulsos, pero antes de actuar pásalos por el cedazo de la razón. Y dicen, también, que cuando actúes ya no podrás detenerte.
Los tonos plateados y brillantes auguran que las expectativas serán cumplidas. Nada podrá derrotarlo a uno, salvo uno mismo.
Los tonos grises, fúnebres, oscuros, suelen revelar dificultades durante o después del viaje, pero al mismo tiempo afirman que si el viajero no se deja amilanar por ellas, saldrá ganando mucho, aunque no siempre lo que buscaba.
Recuerde: Según como sea la combinación de colores y tonalidades es el mensaje que le envían. Analice y determine con calma y buen criterio.