Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Cómo viajar en sueños con técnicas chamánicas

viajar sueños chamanes

Cómo trasladarse a ese plano desconocido donde es posible hallar objetos perdidos o comunicarse telepáticamente con quien usted desee.

La actividad onírica es una de las características distintivas del ser humano. Esta particularidad humana es tan importante para nuestras vidas que si se nos impidiera soñar por un período prolongado, enloqueceríamos.

Nuestros sueños deben considerarse como una parte importantísima de nuestras vidas. Esto es lo que han hecho, a lo largo de la historia, las distintas culturas y civilizaciones.

Usos del sueño en diferentes culturas

Algunas culturas atribuyeron a los sueños la capacidad de revelar el futuro; en otros casos, se los consideró como manifestaciones de entidades espirituales capaces de brindar enseñanzas esotéricas. Más cerca de nosotros, Sigmund Freud hizo de los sueños la materia principal de su terapia psicoanalítica.

Sin embargo, el uso más sorprendente de los sueños ha sido el practicado por los hombres de conocimiento estudiados por Carlos Castañeda, un antropólogo americano que recibió las enseñanzas del chamán Don Juan Matus, para quien “el soñar es real para un guerrero porque allí puede actuar con deliberación, puede escoger y rechazar, puede elegir, entre una variedad de cosas, aquellas que llevan al poder, y luego puede manejarlas y usarlas, mientras que en un sueño común y corriente no puede actuar con deliberación» .

Un guerrero es un cazador impecable, que caza poder. Es este poder el que lo transforma en un hombre de conocimiento. El poder personal es un sentimiento, “es algo como tener suerte, o podríamos llamarlo un estado de ánimo”.

Una de las maneras de acceder al poder se basa en arreglar los sueños. El soñar es real cuando uno ha logrado poner todo en foco, es decir, cuando la intervención de la voluntad consigue dirigir la actividad onírica hacia un fin determinado.

El trabajo de arreglar los sueños implica un largo proceso de práctica constante y minuciosa. Las técnicas son muy sencillas, pero requieren de una preparación física, mental y espiritual que sólo los guerreros logra alcanzar. La meta final de este trabajo consiste en generar el doble.

Un doble es el mismo hombre desarrollado a través de su soñar. El doble es el acto de poder por excelencia, y puede suplantar perfectamente al hombre de conocimiento: a los ojos de las personas comunes, el doble es indispensable del original.

Técnicas chamánicas para viajar en sueños

Como dijimos anteriormente, la tarea del soñar demanda una cantidad de energía física, mental y espiritual que pocas personas están en condiciones de desarrollar. No obstante, podemos recurrir a las técnicas chamánicas -en las que se basan las enseñanzas de Don Juan, para plantearnos un programa de control de los sueños. Este programa nos permitirá llegar a viajar en sueños.

Ante todo, debemos tener en claro que estas técnicas nos demandarán un cierto esfuerzo, el cual deberemos ser capaces de mantener a lo largo del desarrollo de nuestro programa. Esto implica que, en caso de tener que interrumpir la práctica por cualquier motivo, deberemos reanudar las tareas desde el principio.

El programa que ahora presentamos está adaptado a la realidad de nuestro mundo cotidiano. Exige un cierto grado de responsabilidad y disciplina, que en todo caso será un influjo positivo, ya que se ajusta a las grandes normativas que guían a los hombres de conocimiento.

Aun cuando en un principio las técnicas resulten un poco difíciles, con una voluntad firme y perseverancia se obtienen resultados excelentes en un plazo relativamente corto.

1) Preparación

Cuando se disponga a iniciar este programa, trabajará en principio sobre los sueños nocturnos. Si acostumbra cenar, deberá ser una comida liviana y no deberá ingerir alcohol. En lo posible, evite fumar después de la comida. Acuéstese de la manera en que está acostumbrado, pero trate de no usar almohada. La mejor postura es boca arriba, tratando de que el peso del cuerpo no resienta el cuello y la columna.

2) Visualización corporal

Cuando esté soñando, tratará de enfocar la mirada en una parte del cuerpo. Puede elegir cualquier parte de su cuerpo, pero la tradición aconseja enfocar la vista en las manos. Este es el punto de partida. Cuando sienta que la visión de sus manos se desvanece, dirija la mirada a otros objetos que se presenten en sus sueños, echándole vistazos cortos.

Se trata de mirar estos objetos solo un momento, a fin de evitar que se desdibujen. No mire en principio más de tres o cuatro objetos, y vuelva siempre a enfocar la vista en sus manos. Cada vez que se mira las manos, renueve el poder necesario para soñar.

Esta primera etapa es la parte más difícil del programa. Lleva un cierto tiempo el poder enfocar las manos en el sueño, y otro tiempo poder enfocar otros objetos sin que éstos se desvanezcan, pero un vez llegado a este punto los avances serán mucho más rápidos.

3) La banda

La banda es un objeto que usted verá en sus sueños. Puede ser una gorra apretada, una cinta, una cuerda, de acuerdo con sus características personales. Es probable que la aparición de esta señal se produzca incluso cuando esté despierto: su intuición se lo indicará cuando conozca cuál es su banda deberá colocársela en la cabeza toda vez que intente trabajar sus sueños.

4) Primera etapa del viaje

En esta primera etapa, usted deberá elegir un lugar bien conocido: su escuela, la casa de un amigo un lugar que conozca bien y le guste mucho. Antes de acostarse, deberá focalizar su atención y su voluntad en la imagen del lugar elegido, y deberá suspender el diálogo interno.

Esta técnica consiste en evitar hablar con uno mismo por un momento, silenciando la mente de manera completa. Luego, deberá evocar la imagen de la manera más vivida posible y mantenerla en la mente por un instante De esta forma conseguirá acceder a ese lugar cuando sueñe. Como siempre, recurra a focalizar sus manos cuando las imágenes se desvanezcan.

5) Segunda etapa del viaje

Una vez habituado a la etapa anterior, deberá sincronizar su sueño Esto quiere decir que el tiempo del sueño deberá corresponder con el momento del día en el que está soñando. De esto se deduce que si usted ha focalizado la casa de un amigo por la tarde deberá, en la medida de sus posibilidades, tomar una siesta para que ambas acciones -la del soñar y la de dormir- coincidan cronológicamente.

Conclusiones

Llegado a esta instancia, su dominio sobre el sueño habrá llegado a un grado cercano al de los hombres de conocimiento. Su manejo del sueño le permitirá hallar objetos perdidos, comunicarse telepáticamente con algún familiar o amigo o resolver problemas que requieran de una concentración profunda.

Recuerde que este programa requiere cierto esfuerzo; no espere resultados inmediatos. Piense que este es el paso inicial en la senda del conocimiento interior, es decir, en la senda del hombre de conocimiento y para conocer se requieren principalmente, paciencia y Perseverancia, virtudes que lo llevarán a cumplir con el objetivo.