Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Carta natal: ¿Qué son las casas astrológicas?

que son casas astrologicas

El círculo interior de la carta natal se divide en doce secciones llamadas Casas. Estas son definidas como áreas de vida y se refieren a las actividades cotidianas. En esta clase nos referiremos a la primera, que se relaciona con el aspecto físico y la personalidad. Los planetas y los signos caen dentro del área de actividad de una Casa según su posición en el horóscopo.

En el lenguaje astrológico, los planetas son energías y los signos modifican la manifestación de estas energías, siendo los canales a través de los cuales el hombre toma contacto con su medio ambiente.

Las Casas astrológicas, por su parte, muestran la esfera de acción de los planetas, representando los acontecimientos o consecuencias a los que debemos hacer frente en la vida.

Un planeta (o planetas) situado en una Casa determinada en la Carta Natal, afecta al área vital representada por dicha Casa con la energía típica del planeta . Si en una Casa no hay ningún planeta, significa que el área vital que representa no tiene tanta importancia para la persona y debe considerarse, entonces, de acuerdo con el signo en el cual está la cúspide de o punto inicial de esta Casa.

Los planetas y los signos caen dentro del área de actividad de una Casa según su posición en el horóscopo. Cuando se dice, por ejemplo, que están «en la Casa séptima» significa que su influencia se centra en los asuntos relacionados con la Casa séptima, es decir, las asociaciones o la pareja.

Divisiones

Al igual que los signos, existen doce Casas, que son también divisiones del cielo, pero desde un punto que se denomina Ascendente.

Las Casas se encuentran divididas por líneas llamadas cúspides, que marcan el comienzo de la Casa. La cúspide de la Casa I o Ascendente se define como: el punto en el espacio donde el horizonte oriental, en el momento y lugar del nacimiento, intercepta a la Eclíptica.

Así, cualquiera de los doce signos que se hallan en la Eclíptica, puede encontrarse en el horizonte oriental. Por ello, la hora y la localidad de nacimiento determinan cuál de los doce signos está “ascendiendo”.

Los ejes de la carta natal

Ascendente (ASC): Cuando los planetas ascienden por el lado Este, pasan desde el plano interno al externo; es el punto de manifestación del uno mismo. La energía que surge de la persona (hemisferio inferior) comienza a afectar a los demás (hemisferio superior).

Descendente (DESC): Cuando los planetas descienden por el lado Oeste pasan desde el plano externo al plano interno. Se relaciona con el efecto que el medio ambiente que nos rodea produce en nosotros, con la experiencia objetiva, la relación con los otros.

Mediocielo (MC): Es el punto a máxima exteriorización. Representa el mundo social, el status. Se asocia con la ocupación, la vida pública.

Fondo del Cielo (IC): Es el punto más íntimo y personal. Representa los sentimientos más profundos, las raíces y la vida privada.

El plano del Horizonte (ASC-DES en la carta)

Produce la primera gran división. Existen 6 Casas diurnas, las que están por encima del horizonte (XII, Xj X. IX, VIII y VII) y 6 Casas nocturnas que están por debajo del horizonte (I, II III. IV, V, VI). Esta división representa lo que es externo y lo que es interno a nosotros, lo subjetivo y lo objetivo, la mente consciente y la inconsciente.

El Hemisferio Superior es la parte del horóscopo por encima del horizonte que se halla asociado con aquellos aspectos de la vida más sociales que personales.

Representa al mundo externo, a las personas en general, a la mente consciente y al futuro. Cuando existen muchos planetas en este hemisferio indica la búsqueda de éxito o reconocimiento material en el mundo.

El Hemisferio Inferior es más personal. Simboliza al yo interno, a nuestra vida privada o más íntima, a la familia y al pasado. El predominio de planetas en este hemisferio da un énfasis sobre la vida íntima y privada y del medio ambiente hogareño.

El plano del Meridiano (MC – IC)

Divide al horóscopo también en dos hemisferios: el Oriental y el Occidental.

El Hemisferio Oriental comprende el lado izquierdo de la carta y se encuentra formado por las Casas X. XI, XII, ASC, II y III. Se asocia con la iniciativa de uno mismo, siendo una zona activa, de la que tenemos más control. Una persona con muchos planetas en este hemisferio es más emprendedora, más subjetiva, actúa primero y después observa.

El Hemisferio Occidental comprende el lado derecho de la carta, formado por las Casas IX. VIII, VII, VI, V y IV. Representa una zona de objetividad: es el hemisferio más pasivo y no está bajo el control de la persona, sino que mas bien ella depende de los demás; es más de observar que de actuar.

Clasificación de las casas

Las Casas más importantes son las Cardinales o Angulares: el Ascendente (Casa I), el fondo del Ciclo (C¿» v, el Descendente (Casa Vil) y c| Medit cielo (C asa X). Las otras ocho C as is son las intermedias situadas entre las Angulares. Las cuatro Casas que le si¬guen a estas ultimas se llaman Sucedentes y las cuatro restantes que siguen a las Sucedentes se denominan Cadentes.

Casas Angulares (I – IV – VII – X)

Son consideradas las más Tuertes en sus efectos. De alguna forma identifican la vida de la persona, ya que representan su personalidad (I), su hogar (IV) el matrimonio (VII) y Ia profesión (X) De las cuatro, la Casa I y la X son las prin- ctpales y todo planeta que se encuentre aquí ejerce una poderosa influencia en la vida y carácter de la persona.

Casas Sucedentes (II – V – VIII – XI)

Son menos Poderosas que las primeras y más fuertes que las Cadentes. Poseen una influencia estabilizadora. Describen el modo en que una persona utiliza sus recursos materiales e indican de qué manera proseguirá su camino después de haber iniciado algo; son el resultado del esfuerzo de uno: posesiones (II), hijos (V), posesiones de otros (VIII), amigos y objetivos (XI).

Casas Cadentes (III – VI – IX – XII)

Son las que tienen menos fuerza. Indican la dirección a seguir o cómo el individuo se adapta a las condiciones de la vida. Se refieren a los intereses mentales (III), el trabajo (VI), los viajes y estudios (IX) y asuntos más ocultos (XII).

Las primeras seis Casas están relacionadas con asuntos más individuales y las seis restantes con asuntos de índole más colectiva. Una persona puede controlar los asuntos de las primeras seis, pero las otras tienen que ver con las situaciones en las que la persona depende más de los otros.

Representación gráfica de las casas astrológicas