Saltar al contenido
🌛🌝🌜Magic Moon Escuela Online

Adivinación con grabados en cartón

adivinacion grabados carton

Pequeños agujeros grabados en un trozo de cartón pueden contener la respuesta que nos permita orientar nuestra acción diaria de la manera más correcta.

¿Qué determinación tomar? ¿Estaré haciendo lo correcto? ¿Cómo debo comportarme? ¿Y si me equivoco? Muchos de estos interrogantes emergen en el momento próximo a la toma de una decisión. La antigua sabiduría de milenarios pueblos no se contentaba con emplear un único método adivinatorio para obtener las respuestas.

Por ello, nuestros ancestros nos han legado más de una técnica útil para poder elegir la manera de resolver los problemas cotidianos que se nos presentan, esas preguntas que, si bien no son las que determinan la totalidad de nuestra vida, constituyen muchas de nuestras preocupaciones de todos los días.

Entre esas técnicas se encuentra la de las perforaciones sobre una superficie de cartón, cuyo incierto origen no puede poner en duda la eficacia de su empleo.

Se trata, simplemente, de tomar un punzón y un trozo de cartón de mediano tamaño. En un sitio tranquilo y apartado, donde no se lo pueda interrumpir, el consultante deberá sentarse en posición de loto, cerrar los ojos y, una vez relajado, con el punzón en la mano que emplea para escribir y el cartón en la otra, concentrarse profundamente en la pregunta específica sobre la cual se desea averiguar.

En ese estado de total concentración, en el que se habrá fijado la atención exclusivamente sobre el objeto de la pregunta, se tomará el punzón y se harán, al azar y con los ojos cerrados, siete agujeros en el trozo de cartón. Para interpretar el dibujo obtenido, elija la figura que más se asemeje a la suya:

 

Figura 1

Todo se solucionará a corto plazo. Tenga presente que en este momento, las personas a las que usted debe acercarse son los niños. Obsérvelos, acompáñelos, escúchelos, examine su manera de actuar. En las actitudes naturales y espontáneas de los pequeños, usted hallará una respuesta.

Figura 2

La solución de su problema no pasa por el dinero. Usted deberá dejar lo material para más adelante y dedicarse de lleno a su interioridad. La reflexión sabia y profunda le ayudará a resolver las dificultades.

Figura 3

En este momento, lo más importante está en el plano de la materialidad. Pero, antes de pedir un préstamo o hacer ese negocio tan importante, asesórese adecuadamente. Obre con extrema prudencia y no deje nada librado al azar.

Figura 4

Su verdadero problema es la salud, aunque usted pretenda ocultarlo. A través de ella, usted canaliza todas las dificultades. Por lo tanto, es primordial un tratamiento que armonice su organismo.

Figura 5

Abandone los temores y confíe plenamente en su capacidad. Sólo así podrá usted actuar eficientemente, con resultados inmejorables. ¡Adelante!

Figura 6

Usted está encarando el problema de manera errónea. El principal factor se encuentra no tanto en su intelecto, que está sometido a demasiadas presiones, sino en su aspecto físico, el que usted deberá encargarse de mejorar. Verá que una vez que se haya ocupado de sí mismo, de su imagen, sentirá más fuerzas, vitalidad y contará con las ganas y el ímpetu necesarios para resolver cualquier problema.

Figura 7

La solución no es aferrarse a modelos o estructuras del pasado. Su problema requiere un estudio atento y paciente de las circunstancias, para obtener respuestas nuevas que se desprenderán del análisis mismo de la situación. Paciencia.

Figura 8

No es necesario preocuparse en extremo. La respuesta a su problema se encuentra en el manejo del dinero. Procure
cambiar su relación con plano económico y adaptarse a las circunstancias. Esta adaptación implica siempre un cambio de mentalidad, que puede lograrse con meditación o control mental.

Figura 9

La angustia sólo contribuye a hacer más difíciles las cosas. Lo adecuado será pensar que aquello que se ha propuesto conseguir será suyo, en un plazo largo o breve. La desesperación y la preocupación excesivas entorpecen el avance de los acontecimientos. Concéntrese solamente en su objetivo, pero con calma.